El Blanco Oso de los Polos

Justo la semana pasada leí un artículo que hasta me pareció una exageración...
el mismo tema se ratificó en un programa de televisión… luego lo escuché en la Televisión Española… por eso no me cabe la menor duda… no es un chisme de esos que aparecen por quien sabe que medio particular de noticias.
A estas alturas, ustedes dirán… cuál es la noticia pues. Les cuento desde que era chiquitica (en edad no en tamaño), admiraba la majestuosidad del Oso Polar… la blancura en la blancura… lo fuerte y que solo comía peces. A mi me que no me gustaba ni el olor a pescado… ellos eran tan fuertes por comer peces. Mamá se aprovechó más de una vez de mi admiración por esos animales, para clavarme a juro un bocado de pescado. 
Me compraba papá con frecuencia el National Geographic y entre otras cosas, con frecuencia salía algo sobre el Oso Polar. Mis dibujos de colegio siempre tenían que ver con el Oso Polar… un blanco puro sobre la blancura pura… con un pescado en las garras y su tamañote genial…
Ahora… ya no come peces… pues ya no hay peces… ya no es una blancura sobre el blanco de la nieve… ahora es carnívoro… se comen entre ellos por hambre… ya no hay nieve de fondo porque el hielo se está derritiendo…
El fin del mundo no será porque la Tierra choque contra algún esteroide, o porque Dios baje a juzgarnos a todos… el Fin del Mundo no está lejos… pero no lo digo por lo que pueden decir las profecías, Nostradamus, los Aztecas o el tarot… en Fin del Mundo ya comenzó y todo porque destruimos sin piedad lo que era el Mundo.
En una que otra noticia aparecía a un grupo que denominaban “hippies”… llamados Greenpeace… un grupo que llamaban subversivo por estar gritándonos que salváramos la Tierra… ¡qué fácil hubiera sido creerles a tiempo!... o podemos aun decir ¿estamos a tiempo?
Se muere Mi Oso Polar…

Caracas, 13 de diciembre 2009.
ehernaiz@fundaciónreflejosdevenezuela.com

Publicidad
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com