No permitas que el Congreso chileno deje sin protección a las personas TRANS y que incluya la Identidad y Expresión de Género en el proyecto de No Discriminación.

La justicia no es equilibrada cuando se aplica a personas transexuales. Exigimos una balanza justa. No pedimos más ni menos derechos que los que tú tienes.









Senadores Espina, Alvear, Chadwick, Larraín y Walker: votan en contra de proteger a las personas TRANS e intersex en Chile. Desconocen la diferencia entre Identidad de Género y Orientación Sexual, marginando del proyecto de ley a uno de los sectores sociales más discriminados de país.

El pasado jueves 2 de junio de 2011, la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado de Chile, aprobó para su votación en sala, el Proyecto de Ley que establece medidas contra la Discriminación, el cual señala que se entenderá por discriminación arbitraria:

“toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en particular cuando se funden en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad, la situación socio-económico, el idioma, la ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexo, la orientación sexual, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal y la enfermedad o discapacidad”.

Eliminando del texto original el concepto “Género”, el cual es distinto al de “Sexo” ya que este último sólo refiere a las características sexuales físicas de las personas (cromosomas, hormonas, genitales) y el de Género, al sistema de valores, creencias y costumbres que construyen a los hombres, a las mujeres y a las diferencias sociales y de roles entre ambos géneros.

Este proyecto en sus inicios, hace más de cinco años, incluía el concepto “Identidad de Género”, el cual hace directa alusión a las personas TRANS* (TRANSexuales, TRANSgénero, Travestis e Intersex), mas debido a las presiones religiosas y políticas de grupos conservadores chilenos, éste concepto ha sido eliminado, aludiendo los parlamentarios que el concepto “Orientación Sexual”, comprendería también a las identidades TRANS, lo cual es completamente erróneo. Pues la “Identidad de Género” corresponde a la sensación profunda de ser hombre o mujer y la “Orientación Sexual”, corresponde exclusivamente a la atracción afectiva y sexual hacia entre personas del mismo sexo o del contrario.

La inclusión del concepto “Orientación Sexual”, no responde a las necesidades de las personas TRANS*.

Las personas TRANS* en Chile sufrimos a diario discriminaciones

Cursamos la Enseñanza Básica y Media siendo abusados por compañerxs de curso y docentes sin ninguna preparación para atender a niñxs con comportamientos de género variantes que no responden a las expectativas sociales de su sexo biológico. La mayor parte de nosotrxs deserta del sistema educativo antes de concluir la enseñanza básica, en especial las mujeres TRANS*.

No podemos optar a trabajos en donde nuestra Identidad de Género sea respetada y debemos fingir para ser aceptados, viviendo dos identidades, una secreta y llena de culpas y una pública que nos violenta. La mayoría de las personas TRANS* en Chile no tiene un trabajo digno.

El sistema público de salud no está capacitado para atendernos, nos enfrentamos a médicxs, psicólogxs, técnicos paramédico, enfermerxs, que no saben NADA sobre las personas TRANS*, y que además siguen patologizando nuestras identidades, tratándonos como enfermos. No recibimos tratamientos de reemplazo hormonal, no podemos acceder a intervenciones quirúrgicas de readecuación genital por sus elevados costos sumado a que no existe en Chile un protocolo de atenciones clínicas a personas TRANS* que asegure acceso igualitario, respeto, trato digno y equidad.

Una persona TRANS* en Chile no puede acceder libremente a cambiar su nombre y sexo en el registro civil y de identificación, ya que como causal no es considerada la Identidad de Género, pudiendo acceder al reconocimiento legal de su identidad solamente quienes tuvieron los recursos económicos para realizarse intervenciones quirúrgicas de reasignación genital, hormonación y pagar un abogado que acepte llevar la causa a un tribunal en donde el juez actúa en base a su criterio o descriterio.

Todos las acciones comunes en donde un ciudadano cualquiera presenta su Cédula de Identidad, (cambiar un cheque, pedir una hora al médico, postular a un subsidio, pagar una cuenta, decir presente en la escuela, entre muchas otras) significan una posible discriminación para una persona TRANS*.

Las personas TRANS* de Chile necesitamos protección legal y es rol de los diputados y senadores que votarán la ley contra la discriminación resguardar y asegurar este derecho, que como seres humanos y ciudadanos vulnerable nos corresponde.
No pueden continuar pensando que la inclusión de “Orientación Sexual” beneficiará a las personas TRANS*, ya que es nuestra identidad la que está en juego, no hacia quienes nos sentimos atraídos sexual y afectivamente.
Necesitamos un estado que nos represente y defienda nuestra dignidad.

Desde OTD invitamos a todas las personas y organizaciones a sumarse a nuestra campaña por la inclusión de la Identidad de Género en la Ley contra la Discriminación.

Publicidad
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com