Un hamster dentro de un cristal...

Cuento de Gavriel Valera

Hace mucho tiempo, un hámster muy pequeño fue colocado dentro de una bola de juguete pero, no era de las comunes, de esas que venden en las tiendas de mascotas... esta bola era diferente, estaba construida de un extraño cristal.

Los otros hamsters lo admiraban y decían entre sí:
- Waooo... que bien cuidado, que bello, está protegido de los peligros y además... lo tiene todo!...

Y la mamá de él, ja!... estaba super orgullosa de que los demás pensaran así.

Pero, nuestro pequeño hámster no pensaba igual, cierto es que se sentía muy seguro y que nada le podría pasar estando allí dentro, que todos lo querían pero... no lo tenía todo.

Le faltaba una de las cosas más preciadas para cualquier ser viviente... su libertad.

Correr o caminar entre los demás, vivir como ellos, ser como ellos, vivir sus aventuras y peligros pero no, él estaba solo y prisionero en aquella bola de cristal.

Iba a todos lados, caminando suavemente porque tenía miedo de que el cristal se rompiera, dejándolo a la intemperie y desprotegido. Sobre todo, que ya su mamá no lo iba a querer y aceptar así, al natural, como lo que realmente era y lo iba a dejar solito.

Y así fueron pasando los años, allí nuestro pequeño hámster creció. Y un buen día, se dio cuenta de que ya había pasado la mitad de su vida preso y solo, que se le fue viviendo un mundo irreal.

Estaba tan triste, que tomó aire hasta casi explotar y corrió directo contra una pared...

Crack!... el cristal se rompió!...

El hámster quedó muy aturdido, el golpe fue tal que no sabía dónde se encontraba, ni qué había pasado... cuando fue despertando... un grupo de amigos hamsters estaban rodéandolo, lo miraban detenidamente y uno de ellos le dijo:
- Ya era hora de que lo hicieras...

Y su mamá, cuando se enteró de lo ocurrido, se le acercó y por primera vez, pudieron hablar sin aquel cristal que se interponía entre ellos.

Sus palabras fueron:
- Solo no estarás... te quiero así tal cuál eres...

Desde entonces nuestro hámster anda por allí, entre todos los demás, algunos ni siquiera conocen su historia. No lo ven mal, muchos lo quieren igual que antes y, en cualquier momento, se lo pueden encontrar por estas calles o en la esquina. Un ser feliz, tranquilo y muy especialmente libre.

http://gabrielv.typepad.com/blog/


Aliados
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com