Paula tiene dos mamás

Acompañaba a una amiga en la sección infantil de una librería, cuando me encontré con Paula tiene dos mamás.

Paula tiene dos mamás es un cuento para niños y niñas de la autora estadounidense Lesléa Newman. La historia se centra en una niña de unos tres o cuatro años, que tiene como número favorito el dos: tiene dos brazos, dos piernas, dos ojos, dos manos, dos pies, y dos mascotas: “un gato de color blanco llamado Nieve y un gran perro negro llamado Noche”.  Y tiene también dos mamás: mamá Julia y mamá Catalina.

Cuando Paula ingresa al jardín de niños, se da cuenta de que su familia es distinta a la del resto de sus compañeros. Y es que si bien tiene dos mamás… Paula no tiene papá.  Lo interesante es que junto a su descubrimiento, también se da cuenta de que muchos de sus compañeros tienen familias distintas: David tiene un papá y una mamá; Miriam una mamá y una hermanita pequeña; Qi tiene dos papás; y Pedro una mamá, un padrastro y un papá…

Paula tiene dos mamás fue publicado en castellano el 2003 por la editorial española Bellaterra.Su versión original es de 1989. En esa fecha y con el título de Heather has two mommies, vio la luz  fue gracias a una autoedición financiada por sus potenciales lectores y compradores: familias homoparentales que querían tener una historia donde sus hijos e hijas pudieran reconocerse.  Pero más allá de la motivación de contar con un ejemplar y apoyar a su difusión, la autoedición se debió a un rechazo previo: a la negativa de publicación de las editoriales formales, tanto las LGBT como las infantiles.  El cambio vino un año después, cuando Alyson Publications inauguró Alyson Wonderland, una línea de libros para niños y niñas de padres gays y madres lesbianas, donde se editaron Heather has two mommies  yDaddy´s Roomate de Michael Willhoite.

Por esos años, hace poco más de dos décadas, la existencia de las familias homoparentales resultaba aún más invisible que hoy. Habría sido impensable, por ejemplo, que una película sobre dos madres lesbianas llegaría a contar con cuatro nominaciones al Oscar –incluida mejor película-, como acaba de suceder con Los chicos están bien de Lisa Chodolenko.

En ese momento, y lejos de la –aparentemente, al menos- apertura del escenario actual, la autoría de Paula tiene dos mamás le valió a Lesléa Newman la consideración de escritora peligrosa a pesar –como ella misma relata en el epílogo- de que su escritura no tuvo como inspiración el activismo o la política, sino la idea de contar una historia en que los hijos e hijas de familias homoparentales se pudieran sentirse identificados. Así, su intención era ofrecer a los hijos e hijas de madres lesbianas y padres gays un espacio donde encontrar un reflejo de su familia, más allá de los modelos tradicionales que suelen aparecer en la televisión, publicidad, cine y cuentos infantiles.

Esta necesidad acompañaba a Newman desde su propia infancia, cuando la ausencia de imágenes, historias y personajes de tradiciones judías, la impulsaron a pensar muchas veces que  su vida, su familia y ella misma resultaban particularmente extrañas.

“Siendo entonces una niña –relata en el epílogo de Paula- no era conciente del poder de los medios de comunicación. No era conciente de este deseo de ver una familia como la mía reflejada en la cultura que esos medios difunden. No podía articular esta necesidad. La mujer adulta que ahora soy, que ha revelado su identidad como lesbiana judía, es, en cambio, dolorosamente consciente de la falta de imágenes positivas o simplemente imágenes de sí mismas en los medios de comunicación. Creo que si hubiese tenido estas imágenes y modelos a una temprana edad, habría contribuido a aumentar en no poco mi autoestima”.

Con esa inspiración nació Paula… o Heather… con una vida no alejada de la polémica.

En 1992, por ejemplo, en Portland, Oregon, se desarrolló una campaña que pretendía presentar una enmienda a la constitución del estado que permitiera la discriminación de lesbianas y gays. La iniciativa no prosperó, pero Heather has two mommies y Daddy´s Roomate se transformaron en íconos del activismo homosexual. En esa misma época, ambos libros comenzaron a desaparecer de todas las bibliotecas de Estados Unidos, y al ser repuestos por la editorial, dejaron la sección infantil para ubicarse en las estanterías de adultos o de demandas especiales. Finalmente, y también en el 92, Heather has two mommiesy Daddy´s Roomate fueron el centro del debate en Nueva York por su inclusión o no, como material recomendado dentro del Currículum Rainbow, bibliografía de más de 400 páginas diseñadas para educar en el respeto por todo los tipos de familia, y dónde se dedicaban tres párrafos a mencionar como lecturas optativas algunos libros con personajes y temáticas relacionadas con la homosexualidad. Luego de una larga discusión, ambos libros fueron retirados del Currículum Rainbow.

Ante esta decisión, pregunta la autora: “¿Cómo pueden dar por supuesto que cada uno de los niños que se sientan sn su clase o biblioteca proceden de hogares con una madre y un padre? ¿Cómo pueden dar por supuesto que no hay niños en su clase o en su biblioteca que tienen madres lesbianas o padres gays, o hermanos, tías, tíos, abuelos, vecinos y amigos que lo son? ¿Qué mensaje están transmitiendo a los niños cuando afirman que sólo existe un tipo de familia y vuelven invisibles las demás?”. 

Y es que quienes niegan, esconden e invisibilizan a esa “otra” familia, la familia homoparental en este caso, aún están lejos de saber lo que Paula y sus compañeros -Miriam, David, Qi y Pedro- sí aprendieron en su primer día en el jardín de infantes: que no todas las familias son iguales, pero que más allá de la diferencia, lo único verdaderamente importante es el cariño.

Colectivomultitudes

Publicidad
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com