Carta Abierta al Alcalde Emilio Graterol por el mural "TOLERANCIA" Chacao

Publicado por Leoncio David Gómez Aldana
Estimado Alcalde Dr. Emilio Graterón.

Ante todo permítame presentarme. Soy un estudiante de Ingeniería en Telecomunicaciones de la Universidad de Carabobo; tengo 20 años y soy abiertamente homosexual.
El motivo de este Carta Abierta es para felicitarle a usted a y su equipo por la iniciativa de promover la creación del mural “TOLERANCIA” dentro de la jurisdicción de su municipio, dicha acción es un ejemplo de consecuencia en el discurso, algo que se ve cada mes menos en la política nacional.
Bajo el concepto de Cultura Ciudadana y la promoción de la Paz, el Respeto y la Tolerancia, ustedes han dado un paso adelante audaz y decidido hacia la inclusión y el respeto hacia la comunidad GLBTI y la promoción de la convivencia pacífica dentro de su municipio, en la medida en la que podamos contemplar mejor aquello que nos une a los demás, en lugar de reparar en lo que nos diferencia, podremos construir esa sociedad que todos aspiramos; solamente así podremos avanzar como Nación.

A propósito de los argumentos detractores de la iniciativa, quisiera expresar lo siguiente:

1. La promoción de los derechos y la inclusión GLBTI en ningún momento pretende atacar a ninguna religión o creencia, en Venezuela está contemplada la libertad religiosa y la homosexualidad no está reñida de ninguna manera con la fe. Existen muchas personas Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales que se sienten identificados con el cristianismo, incluso en la ciudad de Caracas hay una comunidad cristiana en las que son acogidos (Iglesia Metropolitana Cristo Redentor) esto significa que ser homosexual no está reñido con la fe, la esperanza y la caridad; virtudes teologales y características del mensaje cristiano; si bien existen ciertos versículos de la Biblia en los cuales pareciera condenarse la homosexualidad, debe tenerse en cuenta que desde los albores del cristianismo se ha desaconsejado la interpretación literal de la Biblia, aunado a esto, los estudiosos de la Palabra de Dios indican que los versículos y pasajes deben ser analizados en conjunto con una minuciosa etimología, teniendo en cuenta los orígenes greco-hebraico-latinos de los numerosos Libros y Epístolas que la componen; al tiempo que no debe pasarse por alto el contexto histórico y cultural de la época en la que fueron escritos. Con esto no quiere decirse que la Palabra de Dios tenga fecha de caducidad: El esencia de su mensaje, la historia de la salvación, sigue siendo hoy en día una realidad fehaciente; sin embargo, ciertos aspectos más literales y por lo tanto, más mundanos, son afectados por la acción indetenible del tiempo; en consecuencia, deben considerarse los estudios más recientes de diferentes teólogos cristianos los cuales afirman que las sentencias relativas a la homosexualidad que pueden encontrarse en los libros del Pentateuco, así como también en la Epístola del Apóstol San Pablo se refieren más bien a ciertos rituales paganos que contemplaban la prostitución masculina homosexual de hombres heterosexuales y no a las relaciones estables, amorosas y, por qué no, cristianas entre dos personas del mismo sexo.

2. La no discriminación y el apoyo a la igualdad de Derechos no constituyen de ninguna manera un ataque a la familia tradicional; las parejas homosexuales no empezarán a existir en el momento en que se apruebe el matrimonio gay en Venezuela, por el contrario, es una realidad de facto que ha existido en nuestro país desde hace suficiente tiempo como para haber “trastornado” la institución familiar tal como la conocemos, cosa que no ha pasado y que demuestra que la existencia y la legalización de dichas uniones, que ya existen, no dañarán de ninguna manera a la familia tradicional, muy por el contrario, fomentaría una cultura colectiva de tolerancia y respeto por las diferencias, valores que son cada vez más escasos en nuestra sociedad.

3. La visualización de los homosexuales en la vida y espacios públicos no afectará negativamente en la formación de los niños, niñas y adolescentes; la formación del individuo tiene más relación con los valores y principios que le son inculcados desde la infancia y menos con las cosas que pueda ver o dejar de ver en la calle; además, la homosexualidad no constituye ninguna enfermedad (Este punto está respaldado por la comunidad psiquiátrica y psicológica a nivel mundial) y tampoco es sinónimo de inmoralidad, indecencia, ausencia de valores; muy por el contrario, existen muchas personas GLBTI que se han destacado en los más variados aspectos de la vida; ante todo, debe empezar a verse a la persona homosexual, lesbiana, bisexual, trans o intersexual como un ciudadano, con todos sus derechos y obligaciones inherentes a su condición humana inalienable y crear las condiciones legislativas y sociales para que esa premisa sea una realidad efectiva. Las opiniones negativas y estereotipos en contra de la comunidad GLBTI tienen más que ver con la homofobia, la ignorancia, la discriminación, la intolerancia, la confrontación y menos con la realidad; por lo tanto, como individuos racionales que buscamos la justicia, la paz y la confraternidad, debemos ubicarnos del lado de la Verdad y aferrarnos en todo momento al diálogo y al respeto; tomando prestada una expresión del Padre Antonio Velásquez : “Abrir el corazón al diálogo y a la reconciliación”.
Me atrevo a invitar a toda la sociedad venezolana, haciendo eco del mensaje de la campaña de la CEV, a “Fortalecer la educación de los valores humanos cristianos, en un mundo donde los valores están en detrimento y donde es necesario abrir espacios para el diálogo y la reconciliación lo que va a permitir que la sociedad crezca en positivo”, en mi opinión (y estoy seguro que para la mayoría) el valor cristiano más característico es el Amor, el cual incluye aceptar al otro con sus diferencias, dentro de un marco de respeto mutuo y tolerancia; en un mundo donde la intolerancia, la violencia verbal y física, las persecuciones y las injusticias parecen estar a la orden del día y donde es indispensable construir puentes en lugar de dinamitarlos.

Para finalizar, quisiera pedirle que continúe con estas iniciativas que son tanto positivas como necesarias para crear realmente un verdadera Cultura Ciudadana y promover los verdaderos valores que su Municipio y el País tanto necesitan; le sugiero escuchar respetuosamente las opiniones de lado y lado y poner por encima de todo, al venezolano, al ser humano.

Muchas Gracias por su tiempo. ¡Y adelante!


Respetuosamente,

Leoncio David Gómez.
http://www.aiven.org/profiles/blogs/carta-abierta-al-alcalde
Aliados
Alianzas

asociaciones y organismos
Diseño y desarrollo:

CET de los Altos

www.cetdelosaltos.com